Valor Agregado

Ella guarda un corcho en el fondo de su cartera, entre papeles viejos, cosméticos, monedas, tarjetas, alcohol en gel, una cartuchera y tantas otras cosas más. 

Hace un tiempo que vengo pensando y observando, cómo el “Valor agregado” actúa a a la perfección. Todo funciona mejor cuando se lo aplica. No hablo de un impuesto sino de agregar información a algo que carezca de valor. Cuando a una anécdota, situación o lo que fuere le faltan datos que hacen a la historia o contexto, pierde fuerza, veracidad, objetividad entre otras cosas. 

Voy a explicar un poco más para que logres entender mejor. Esta pintura, si rápidamente no despierta un interés; no es más que una serie de trazos entrelazados que forman la figura de una Mujer. Sí, claro… desnuda. Es lo que capta la atención. Pero hay algo con lo que lograríamos dar ese halo de magia que lo cambia todo, el saber. 

La pintura que estás observando fue creada por un hombre que se crió jugando al “Poliladrón” en el patio del Louvre; intentando respirar cómo podía ya que la neumonía lo acompañaba agazapada desde siempre. Así y todo pudo vivir hasta los 78 años ocultando detrás de cada trazo el dolor de tener a sus hijos en la guerra… 

Cuando pintaba lo hacia sin horarios ni tiempos estimados. Solo pintaba.

Una vez, alguien llegó a preguntarle 

-Cuando saber que una pintura está terminada? 

-Nunca creo haber terminado un desnudo hasta que creo que puedo pellizcar. 

Ahora al observar la imagen nuevamente, es probable que se sienta diferente a nuestros ojos; si profundizamos en ella hasta podrías percibir la sensación de esa piel entre los dedos. Esto no quiere decir que Renoir precise de ese “valor agregado” para que su obra sea magnifica; somos nosotros los que muchas veces lo necesitamos. 

Sábado o Domingo. No recuerdo bien pero no es importante. El verde, blanco y rojo adornaba todo el lugar. Ambos se sentaron en la mesa mas alejada, pegados a la ventana. Pidieron pasta con mucho queso y un vino. Mientras Matias descorchaba fue notando que los silencios se volvían cada vez mas intensos y espaciados. La turbulencia, la preocupación los sacudía a ambos. 

Sin haberlo hablado nunca en todos los años que llevaban juntos; sabían que el humor negro podía salvar el momento, empezaron a hacer chistes sobre el problema, una y otra vez. La risa de los dos se transformaba en lagrimas para luego volver a ser risa una vez más. 

Mas allá de la angustia, cuando el vino hubo terminado, él ofreció el corcho diciéndole que ahora ese objeto era mágico, “de la suerte”. Ninguno creyó mucho en eso pero precisaban de ese algo más. 

Ivanna guarda un corcho en el fondo de su cartera entre papeles viejos, cosméticos, monedas, tarjetas, alcohol en gel, una cartuchera y tantas otras cosas más. Hoy nadie se animaría a negarles que ese objeto es mágico. 

Que hermoso es poder mirar al otro a los ojos y encontrar que es el valor agregado de la historia de tu vida.

24 de Abril de 2020. 

Bruno Traversa

Recomiendo escuchar este relato en mi canal de Spotify ya que fue grabado en sonido 8d. Escuchar con auriculares : https://open.spotify.com/episode/2eRN9CBfOWhQ3CdLSIJBSW?si=m7JF9nZmTD-1jQBCQlR0KA

Advertisements

About Bruno Traversa

¿Quién soy?

Bruno Traversa nació en 1984 en Buenos Aires, Argentina.

Vive en Montevideo desde el año 1995.

Desde 1999 a 2018 trabajó en cx 28 Radio Imparcial como comunicador, operador e informativista.

Es shihan de Gendai Reiki Ho (reiki original japonés).

A su vez, es terapeuta de hipnosis clínica reparadora (regresiones).

Odia el color naranja, tiene un problema con los supermercados y es fanático de los escritores de etiquetas de vino.

Luego de realizar mas de 300 regresiones, publicó una novela corta de ficción, titulada “Regresión”, basada en casos reales. Es un thriller psicológico que recorre la vida de Viviana y Tomás su Terapeuta.

Related Posts

COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *