Tragedia

La tortuga mató al hombre sin titubeos cansada de volar entre tanta tragedia.

Una noche, mientras observaba el extenso río en la compañía de su hijo menor en las afueras de la ciudad, decidió que era tiempo de dejarse envejecer sin más. Las largas batallas lo tenían agotado y las ideas se habían evaporado. Del agua profunda emergió uno de los último pensamientos.

-Deberías hijo mío, heredar la profesión, quiero que escribas y seas no uno más, sino especial, capaz de contar en simples versos las cosas más profundas.
Su hijo, que no tenia el mas mínimo interés en seguir los pasos de su padre dijo

– No logro entenderte padre mío.
-Quiero que aprendas los pasos para dejar nuestra huella por toda la eternidad – el diálogo fue interrumpido por un ave majestuosa que se posó sobre una roca a escasos metros, el hombre tomó una piedra y la lanzó golpeándola a la altura del flanco izquierdo. La misma, herida, voló unos metros hacia el norte y sobre una rama de Olivo se quedó observando la reunión familiar.
-¿Que dirías sobre eso que ha ocurrido?
El hijo, que amaba las aves, pensó unos segundos visiblemente molesto y dijo “Es consecuencia de tus actos, una venganza de sangre traerá la noche.-el padre sonrió-
El sol adormecido fue bajando y el atardecer contempló diálogos mientras el ave, inmóvil los continuaba observando.
-Hace exactamente dos noches que vengo consultando al Oráculo, y este me ha dicho que debo permanecer alejado de mi hogar, y de la ciudad ya que una muerte trágica como mis poemas me acecha. Es verdaderamente frustrante que luego de tantas luchas no pueda finalmente descansar en mi refugio.
El hijo escuchaba, mientras controlaba por el rabo del ojo a el ave que comenzaba a acomodarse par un próximo vuelo.
Una débil tortuga apareció bordeando el río. el hombre se le acercó y descargó su enojo poniendo bajo la presión de su sandalia al reptil
-Hijo, ve a nuestro hogar y tráeme el saco que contiene mis papiros.- dijo mientras liberó a la tortuga, ahora malherida.

Mientras el hijo se alejaba el lammergeier* en la oscuridad de la noche lanzó su vuelo decidido, en segundos entre las garras la tortuga viajó con ella acercándose todo lo que pudo a Zeus. Desde los cielos, entre las almas de las batallas las garras lentamente se abrieron y la tortuga mató al hombre sin titubeos cansada de volar entre tanta tragedia. Esquilo* el dramaturgo había muerto al fin. Euforión comenzaba a andar por el camino de las letras.

Bruno Traversa

*El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus literalmente “buitre barbado”), también conocido como lammergeier (“buitre de las ovejas”) es una especie de ave .Es un buitre notablemente distinto de otras aves de presa parecidas. Recibe su nombre por su costumbre de remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas para soltarlos, partirlos contra las rocas y poder ingerirlos para alimentarse.

*Esquilo (525 a. C. – Gela, 456 a. C.) fue un dramaturgo griego. Predecesor de Sófocles y Eurípides, es considerado como el primer gran representante de la tragedia griega.Poco antes de su muerte, el oráculo le vaticinó que moriría aplastado por una casa, por lo que decidió residir fuera de la ciudad. Curiosa, y trágicamente, falleció al ser golpeado por el caparazón de una tortuga, que fue soltado por un quebrantahuesos desde el aire al confundir su cabeza con una roca contra la que romper el caparazón.