Relatos

Tragedia

La tortuga mató al hombre sin titubeos cansada de volar entre tanta tragedia.
Una noche, mientras observaba el extenso río en la compañía de su hijo menor en las afueras de la ciudad, decidió que era tiempo de dejarse envejecer sin más. Las largas batallas lo tenían agotado y las ideas se habían evaporado. Del agua profunda emergió uno de los último pensamientos…