La entrevista que no me hicieron

Con motivo de la publicación de mi novela “Regresión” este año me realizaron una infinidad de entrevistas en diarios, radios y televisión. Estoy eternamente agradecido a todos los que me dieron su apoyo y ayudaron en la difusión de mi trabajo. Pero como termina el año…Tranquilos, no voy a realizar un “balance” porque los detesto. Voy a “hacerme” la última entrevista del año con preguntas que en ningún medio me hicieron. Que la disfruten!

-¿Por que escribis ?

Una noche, mientras esperaba el comienzo de una pelea de boxeo, Laura me dijo “Como te puede gustar el boxeo si vos sos todo reiki y pajaritos” intuyo que me gusta porque “por algún lado hay que sacar la negatividad” o algo así. Con escribir estoy completamente seguro que es algo similar aunque aún no descubro que es lo que canalizo. Prefiero simplemente hacerlo. 

-¿Que te avergüenza de vos?

Los textos viejos… 

Hace poco encontré uno sobre el romance de Virna y Juan Domingo, no se en que estaba pensando. De todos modos dentro del texto hay una frase romántica que me gusta. Dejo el relato así nos avergonzamos todos(?)

Juan Domingo y Virna.
Una historia de verdad.

Él, Juan Domingo Perón. Ella, Virna Lisi.

Cuando se vieron por primera vez no se saludaron. La segunda, tampoco lo hicieron. Recién a la tercera vez sucedió pero simplemente porque sabían que se verían durante mucho tiempo más.  

Una tarde, Virna; se hallaba sentada en el sofá frente a la televisión que no miraba; sus ojos estaban sobre un cuadro arriba de la caja. Era una imagen totalmente tranquilizadora. Arena, mar y sol. Perón ingresó a la habitación, pretendía mirar las noticias de lo que ocurría en su país. Ambos se encontraban congelados, detenidos en el tiempo observando imágenes.

Ella era capaz de darle movimiento al cuadro en su imaginación durante un largo tiempo. El, se aburrió rápidamente de la tv y sacó una revista de Sudoku; amaba esos juegos llenos de números. Bajó la vista y vio su pantalón de pana marrón rozando la rodilla de la rubia. Dejó de lado los juegos, la observaba con ojos tristes; tuvo un Deja Vu. Virna lo sintió por primera vez. Le sonrió, se puso de pie y abandonó la sala luciendo sus atributos.

El encuentro se dió durante varios días en el mismo lugar, a la misma hora. Cada vez mas cerca, vigilando que nadie se diera cuenta de lo que ocurría entre ellos. No emitían palabra alguna.

Una tarde, el encuentro fue diferente. Cuando Virna estaba a punto de comenzar con el ritual para abandonar la sala, una puerta se abrió al otro lado. La chica salía de la lavandería empujando el carro con los productos de limpieza, la puerta no se había trancado. Virna lo miró asustada, Juan se puso de pie acercándose a ella y tomó su mano. En el cuarto semi oscuro con los vidrios empañados de la vieja ventana, sobre las pilas de ropa sucia, se amaron.

Pasaban las tardes esperando que aquella puerta se abriera y no cerrara. No siempre ocurría, pero si sucedía ellos lo aprovechaban como dos adolescentes.

Sus piernas medían veintidós besos. El lo sabía, había contado mas de una vez sin que ella pudiera darse cuenta. Todo en su vida era matemáticas. Sabia que con dieciséis besos suaves detrás de la oreja izquierda, ella quedaba rendida a el por completo. También había descubierto el recorrido perfecto, saltando de lunar en lunar. Las tres marías pensaba el, “acá tienes a las tres marías”. Comenzando por ellas era fácil quedar perdido en la galaxia de su espalda. Cuando había contabilizado unas cien; el, empezaba a pintar hirvientes cometas con la lengua. Luego de tres o cuatro, ya podía ver las manos de ella estrujando la bolsa de ropa. Ese era el momento justo para pegar el pecho y sentir. Millones de latidos hablando entre si, el calor abrazador, dejando atrás la política, el cine… unos minutos y el Big Bang.

Quizás sea una locura mas dentro del manicomio, pero ellos ya no están solos, ya no.

-¿Que fue lo mas difícil de publicar?

Perder el miedo

Advertisements

-En el rol de escritor, ¿Que sería el “éxito” para vos?

Lograr publicar un libro por año. Después que lo lean o no es un factor. 

-¿Cual es tu palabra favorita? 

¿Valen tres? Si porque yo soy el entrevistador y el entrevistado.

1-Por su sonido : Insulina

2-Por poco conocida y significado: Petricor

3- Ya que ponen tantas palabras de moda como “Serendipia” o se llenó de tatuajes que dicen “Resiliencia” podríamos poner de moda la palabra más linda… EMPATÍA .

-¿Cuál es el último libro que leíste?

“Como piensan los escritores” de Richard Cohen. Fantástico 

-Si tuvieras que recomendar un libro…

A pesar de que Gabriel García Marquez no es mi escritor favorito, cuando leí “Relato de un Náufrago” quedé maravillado. Como puse en “Regresión” me parece increíble lo que provocó en el texto con una balsa y el océano. 

-¿De que cosas te enamoras fácilmente?

De las personas que que hacen lo que dicen y piensan. 

De los que sienten empatía por el otro

-¿Cual es la mejor hora para escribir?

No hay hora ideal sino estados ideales. Una tarde de tormenta perfecta. Una mañana soleada y silenciosa. Una noche de desvelo.

-¿Finales felices, abiertos, tristes ? 

No me gustan los finales felices. No siempre todo termina bien. A veces el dragón se queda con la princesa encerrada en la torre o directamente lo incendia todo.

Me encantan los finales imprevistos. 

-Genial! Entonces…¿Donde está Viviana? 

En una casa en el medio de la nada. Eso dice #Regresión . Supongo que en el 2020 sabremos más… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *